Asedio y muerte en territorios de indígenas y campesinos

(Por: Alba Silva)

Doña María Carmen Lobos, campesina santiagueña, angustiada por un asedio de diez días de un supuesto dueño en el campo familiar se murió a los 92 años en La Florida, en el sudoeste provincial. Aunque una decena de organizaciones defensoras de los derechos de los campesinos acompañó a la familia doña Carmen falleció y la justicia, ahora, impide al empresario tucumano seguir con la tarea de postes y colocación de alambrados en el territorio en disputa.

Las hectáreas, 400, que la familia posee ancestralmente están a 25 km de Villa La Punta en el departamento Choya de Santiago del Estero donde el paisaje se ondula y asciende. Allí comienzan las serranías dejando atrás al chaco, seco, árido y dominante en la provincia norteña.
El caso de Carmen Lobos, triste, injusto y por ahora impune, se inscribe en un listado creciente de violaciones a los derechos de campesinos e indígenas quiénes encima, son criminalizados por luchar como el caso del wichí formoseño, Agustín Santillán, preso en Las Lomitas desde el 14 de abril. Con 20 causas penales en contra el docente originario también cuenta con el apoyo del Grupo de Trabajo de Detención Arbitraria de la ONU. El mismo organismo que pidió por Milagro Sala.
En la patagonia, los mapuche del lof Maripe fueron invadidos el 21 de junio por unos 80 gendarmes que fueron a garantizar el ingreso de cuadrillas y camionetas de YPF para trabajos en Vaca Muerta en el marco de un conflicto de los originarios contra la empresa, la provincia y la nación. Un informe publicado en http://www.opsur.org.ar/blog/2015/08/24/se-presento-el-informe-historico-antropologico-sobre-el-lof-campo-maripe/ precisa la ocupación del lugar y, por lo tanto, los derechos de los indígenas.

Por otro lado el lof Maripe con la Confederación Mapuche Neuquina se encadenaron en la sede de la gendarmería nacional en Neuquén. Los gendarmes dijeron tener orden judicial para ingresar al predio pero los jueces locales los desmintieron y se demostró que sólo contaban con una orden de la ministra Patricia Bullrich por lo que debieron salir del lof.
En Tucumán donde se desarrollan decenas de casos un reciente fallo de la Corte Suprema rechazó un amparo de la comunidad Tolombón para no ser desalojados de su comunidad en el valle de Trancas. De ese modo confirmó un fallo de la Cámara de Apelaciones que ordenó el desalojo en un conflicto que lleva 12 años.

“La sentencia es sumamente repudiable porque viola stándares internacionales de derechos humanos consagrados en la constitución, especialmente porque manda un mensaje a las comunidades y les anticipa que en todos los casos va a actuar de esa manera”, dijo a esta cronista la abogada de Andhes (Abogadas y abogados del noroeste argentino en derechos humanos y sociales) Belén Leguizamón. Como se dice en estos casos ‘la lucha sigue’ pero para los indígenas y para los campesinos, no hay novedad, siempre están resistiendo.

*Periodista interesada.en Pueblos Indígenas, Socioambiente y Campesinado. Trabaja en la agencia de noticias Télam. Twitter: @Albafwa

 

FUENTE: http://www.infonews.com