Cuatro Elementos

Los Pueblos y Naciones Indígenas, basándose en su gran respeto por la naturaleza, armonizaron sus vidas y creencias en torno a ella.

Así, eligieron para expresar sus declaraciones los cuatro elementos en esa instancia esencial para la vida; Tierra, Agua, Fuego y Aire, alrededor de ellos la gran creación marca los lineamientos de la vida.

TIERRA – (El Ñandú / Sury / Choike)
Simboliza la Tierra, la madre, protectora de vida, de extrema generosidad.

AGUA – (La Rana)
Simboliza al Agua, la pureza, la transparencia, la nitidez, la Vida Misma.

FUEGO – (La Serpiente)
Simboliza al Fuego, se caracteriza por su equilibrio constante, la energía femenina y masculina.

AIRE – (El Cóndor)
Simboliza al Aire, el oxigeno, nuestros sueños, la esperanza, las aspiraciones a la eternidad.