UN MILLIONARIO NEGOCIADO DE URTUBEY Y EMPRESARIOS POR TIERRAS Y MADERAS MANTIENE PRESO A DIRIGENTE GUARANÍ EN EMBARCACIÓN


Urtubey ordenó desalojar a todas las comunidades indígenas que interfieran con los negociados de terratenientes amigos.

Cesar Arias miembro de la comunidad guaraní Happo Pau de la localidad de Embarcación Salta continúa detenido e incomunicado desde hace 7 días en la comisaría 43 del lugar. Está acusado de amenazas de muerte al empresario Huberto Bourlon (el francés) amigo personal del patrón de los montes Juan Urtubey.

La disputa territorial, destapa un gran negociado oculto que hasta el momento se encuentra sin explicación de parte de las autoridades del gobierno Salteño, los empresarios locales y nacionales que explotan el millonario negocio de la madera, están sosteniendo la versión de amenazas que mantiene detenido a César Arias uno de los principales dirigentes de la comunidad, mientras hace una semana infantería privó de circular a mujeres y niños por el camino que utilizan para recolectar agua del río Bermejo.

Se conoce que las tierras en cuestión, de la noche a la mañana aparecieron con Bourlon como dueño absoluto, con la comunidad indígena adentro de la misma, como así también es público en el lugar que las autoridades locales responden al terrateniente denominado (el francés) y se desconoce si existen títulos de la propiedad que determinen si el empresario es el verdadero dueño o a través del mismo se pueda dilucidar la forma en que adquirió miles de hectáreas en la zona. El gobierno provincial tiene costumbre en el lugar de no cumplir con ningún proceso de consulta a las comunidades originarias y las irregularidades sobre la venta o arrendamiento del territorio que ancestralmente les pretenece a los guaraníes quedan a la vista por la intromisión unilateral del personal policial que brinda protección solamente al empresario.

Los negociados de la madera producto de la deforestación producen millonaria distribución en la zona en más de 15 aserraderos que pertenecen a firmas comerciales ligadas al poder gubernamental y político de Salta, muy emparentados con terratenientes lugareños.

Habrán medidas de fuerza de parte de las comunidades indígenas guaraníes, quienes se mantienen apostados en la ruta nacional 34 de embarcación, con el objeto de cortar el tránsito a modo de protesta para impedir la fuga de la madera de los territorios y exigir la libertad de uno de sus miembros.

Mientras Arias continúa prisionero de este régimen feudal y explotador, la madera de los montes de tierras de pueblos originarios, continúa saliendo en miles de toneladas trasportadas solo por las moches en camiones de gran porte con destinos desconocidos.

Informa Monica Peretti/BairesInforma.